Un acercamiento reflexivo hacia el estudio del currículum. (Ensayo)

 

Introducción

El presente trabajo tiene la finalidad de hacer una aproximación a la teoría y practicas del curriculum tratando de comprenderlo desde los diferentes puntos de vista de los principales agentes del proceso educativo.

Debido a la vasta existencia de investigaciones y aportaciones acerca de este tema y una gama extensa de concepciones y perspectivas; éste acercamiento, se apoyará en las tres dimensiones que Casarini, M. propone que son: lo formal, lo real y lo oculto. Tratando de establecer la relación existente entre la teoría y la práctica del currículum y el papel que juega la escuela y su relación con la cultura y el propio currículum.

La dimensión real de currículum es de naturaleza prescriptiva, porque norma lo que en la escuela se debe enseñar, es decir como contenido. Esta es la definición se relaciona con los documentos que explicitan los objetivos, los procedimientos y los resultados que se requieren para ser ciudadano.

Por ello, en este trabajo, y como una respuesta inicial a un primer acercamiento al estudio de este relevante tema educativo, se decidió organizarlo bajo cuatro subtemas que se considera engloban los aspectos fundamentales del propósito del mismo.

El primer apartado llamado “Conceptualización del currículum”, alude a la complejidad y desarrollo de lo que se define como tal, y cómo siendo un producto humano, queda enmarcado en líneas de pensamiento que definen las teorías curriculares y dan explicación a lo que intención se desea y lo que en realidad se lleva a cabo en la escuela.

En el segundo, que se denomina “Relación teoría y práctica del currículum”, hace un breve análisis y reflexión sobre la visión de integrar ambos extremos (teoría y práctica) de lo que es el currículum y su repercusión en la práctica educativa, así como las posibilidades de participación de los maestros y alumnos.

En el tercer tema, llamado “Tipos del currículum”, se definen las similitudes y diferencias que definen a los diferentes tipos de currículum, apoyándose en la clasificación que Casarini nos comparte en su texto, para no perder de vista algunas de estas características que permitan identificar de qué tipo de currículum se habla y aplica en el salón de clases y cómo se puede ir construyendo propuestas alternativas que respondan a la transformación de la sociedad

Por último, el cuarto tema “Relación escuela, cultura y curriculum” plantea la relevancia de la relación que sustenta al currículum al estar inmerso en un contexto escolar y cultural, contextos que le retroalimentan, construyen y posibilitan su desarrollo y planeación como un proyecto educativo a implementar. Asimismo revaloriza los papeles de los agentes educativos (maestros y alumnos) que son quienes ejecutan la acción directa del mismo.

Se espera de esta manera, que el lector, se interese por el tema, pero que las ideas desarrolladas, compartidas o no, den pié a un análisis reflexivo sobre la noción educativa del currículum.

 

 

 

 

Conceptualización del curriculum

Para iniciar el análisis y estudio a todo lo que refiere la noción del currículum, dentro de la práctica educativa , que es el campo en donde se desarrolla la labor docente, es necesario comenzar con un acercamiento a algunas nociones teóricas que se desligan de la investigación sobre el tema, pero también es importante, (al menos en eso coinciden los especialistas y se comparte su visión), revalorizar la reflexión que sobre éste lleve a cabo el propio educador en el desarrollo de su práctica.

Es importante señalar que se está de acuerdo con Casarini, M. quien menciona en su texto: “es deseable adoptar una actitud abierta y exploratoria a fin de iniciar un proceso de acercamiento progresivo del tema” (Casarini, 2004, p. 3). Esto da pauta a que se dé un acercamiento al estudio del currículum y que se haga conciencia de la diversidad de cuestiones que habría que preguntarse y responderse respecto al tema, sobre todo al ser una cuestión educativa, que como fenómeno sociocultural, tiene diferentes acepciones, dimensiones y perspectivas que hay que considerar

El currículum, como un concepto teórico humano, subyace, emerge y se define desde un contexto sociocultural acorde a las necesidades que la sociedad demanda. A través de la historia humana, la educación, con sus constantes cambios y dinamismo, ha ido derivando una diversidad de acepciones, que se interrelacionan unas entre otras y se van modificando de acuerdo a la transformación social.

Actualmente, la educación en el siglo XXI, se desarrolla en un mundo globalizado y multicultural, que ha aumentado la velocidad de la transformación, caracterizándose en ser una época de la sociedad del conocimiento más que la sociedad de la información que prevalecía por un buen tiempo en tiempos anteriores. Esto ha traído como consecuencia que las instituciones sociales como la escuela, continuamente estén reformándose para poder “alcanzar” las necesidades que demanda el ciudadano actual, lo cual se ha convertido en una acción sumamente desafiante porque obliga a los agentes que intervienen en ella, particularmente al maestro, a una actualización constante para poder enseñar a cómo aprender y no sólo a cómo enterarse de algo, porque existen ya tantas fuentes de información accesibles a cualquier persona, que la prioridad ya no es la información misma, sino la manera de hacerse del conocimiento del mundo que le rodea, entendiéndose que los cúmulos de saberes son de característica relativa y global. Por ello en estos tiempos se empieza a hablar de reformas educativas que se encaminan a enfoques de modelos educativos basados en competencias para la vida.

Aquí surgen unas interrogantes que se debería preguntar todo quien se interesa en el estudio del currículum: ¿Por qué definir el Currículo como camino de vida? ¿Cuál es la posición de la escuela respecto al papel del Currículo? ¿Cuál es la polémica entre el Currículo como Teoría y el Currículo como Práctica?    ¿Cómo entender los conceptos de Currículo Formal u Oficial, o Escrito, los de Currículo Real o Realidad Vivida, o Currículo Oculto o Currículo no escrito? ¿Son estos 'diferentes? ¿Cuál es la realidad de aplicación del currículo en nuestros contextos institucionales?   ¿Cómo construir un currículum acorde a esta sociedad del conocimiento? ¿Quién debiera construirlo? ¿Bajo cuáles principios y perspectivas? ¿es posible la intervención del docente y de los alumnos en esta construcción? ¿Es importante esta participación o sólo hay que cumplir la norma curricular preestablecida?, etc.

Como profesores, siempre de alguna o de otra forma, se ha estado inmerso en la aplicación práctica del currículum, independientemente de la manera en cómo éste sea conceptualizado, ya que el maestro es el principal ejecutor de la prescripción que este término alude, porque es quien, en un momento dado, y de la manera que fuera, planea, desarrolla y evalúa sus procesos de enseñanza-aprendizajes, bajo los principios filosóficos, psicológicos y pedagógicos que se hayan interiorizado a través de su formación.

Existen muchas investigaciones y especialistas que se han dedicado al estudio de este tema y por lo mismo, hay una gama extensa de concepciones y perspectivas, sin embargo y para encuadrar las ideas, éste acercamiento y reflexión, se apoyará en las tres dimensiones que Casarini, M. propone: la formal (lo prescrito), la real (lo práctico) y lo oculto (lo no explícito en los anteriores), que en el siguiente apartado de definirán ampliamente.

Enseguida se hará una breve revisión de las concepciones que el currículum tiene desde estás tres dimensiones y se reflexionará en lo que como docentes se ha vivido al respecto, porque ante los cambios educativos prevalecientes, se tiene que asumir el papel de “promotores del cambio” para “interpretar” el rol que se demanda en la formación de un ciudadano del conocimiento, que es el alumno.

Etimológicamente currículum proviene de la palabra “curro” que significa carrera. De ahí que se haya adoptado el término para relacionarlo con una carrera de vida escolar, una guía que permite desenvolverse y adaptarse al entorno inmediato, que marca la existencia escolarizada formal, lo cual se diferencia de lo que explicita el término currículum vitae que alude a la carrera de vida personal, que es  lo que cada quien logra a través de su desarrollo personal profesional.

Si se retoma la idea de su naturaleza cambiante por su evolución continua como producto humano y social, se debe de entender ante todo, que en primera instancia que el currículum es de naturaleza prescriptiva, porque norma lo que en la escuela se debe enseñar (currículum como contenido). Esta es la definición mayormente entendida entre el ámbito magisterial, porque se relaciona con los documentos que explicitan los objetivos, los procedimientos y los resultados que se requieren para ser ciudadano. Tradicionalmente, casi nunca se cuestionaba el sentido de lo que se enseñaba, aunque ya en la práctica del mismo, generalmente difería de lo que la teoría dictaba, lo cual profundizaba la disyunción clásica y muy prevaleciente entre lo que se dice y lo que se hace.

Ante la falta de una verdadera logística de retroalimentación que retome las experiencias y los saberes docentes respecto a la aplicación del currículum, el desfase continúa y se sigue promoviendo hasta en la actualidad, lo cual entorpece la labor educativa. Ejemplo de ello es la actual Reforma Educativa que se intentó implementar, particularmente en el prmer ciclo del nivel basico,   que no ha logrado integrar la intención con lo que sucede en el salón de clases, augurándole por el momento matices de fracaso a los cambios educativos implementados.

Problemas como éste, permitieron el surgimiento de otra conceptualización (la del currículum como planificación), ya que en un principio, sólo los investigadores curriculares se interesaban por delimitar lo que habría que enseñarse y aprenderse. Después se preocuparon por el diseño de una un documento escrito en el que se representara la organización de un programa educativo proyectado para una escuela, que incluyera un conjunto organizado de intenciones o propósitos educativos y en donde se presentara tanto lo que ha de ser aprendido y enseñado como los materiales, los métodos de enseñanza y la organización de las actividades (Angulo, J.1994 p.29.)

Sin embargo esta situación dejó también de responder a lo que se demandaba socialmente, ya que el educador se convirtió en dependiente de lo que el programa decía, y aunque seguía “teniendo el control” respecto a lo que se enseñaba y cómo lo hacía, no existía esa reflexión de lo que realmente sucedía en el salón de clases y no se vinculaba con lo que los especialistas estudiaban, prevaleciendo la dicotomía entre teoría y práctica.

Esta situación, ha originado que autores como Casarini, Stenhouse y Gimeno Sacristán, coincidan en intentar resolverla, proponiendo la integración de ambas acepciones para definir el currículum como la normatividad que se enmarca en ciertos principios de la sociedad en que se desenvuelve, pero incorporando el conjunto de acontecimientos en los que participan profesores y alumnos además de todos los agentes que participan en el proceso escolar (concepción como realidad educativa).

Cabe señalar que estas tres acepciones se fundamentan en tres visiones (teorías curriculares) de cómo se conceptualiza al currículum y que definen ideas particulares de cada una, sin embargo, no es conveniente pensar sólo en los tipos que se explican, sino en la reflexión sobre las ideas que sobre el este término se tiene, para darse cuenta de cuál currículum se ejerce como maestros y qué importancia tenemos para retroalimentarlo, resaltando la obligación y compromiso profesional que se tiene en una verdadera transformación de la educación que se imparte en la escuela.

Se comparte la siguiente tabla, que enuncia y compara lo que anteriormente se explicitó,  dejando para más adelante, reflexiones importantes que se deducen sobre este acercamiento teórico y reflexivo del cual se está argumentando en el presente trabajo.

 

 

 

Tabla 1. Cuadro comparativo de las diversas teorías curriculares

Planteamientos teóricos que se relacionan con las teorías curriculares

Descripción de la teoría curricular

Definición del currículum

a)    El currículum como suma de exigencias académicas o estructura organizada de conocimientos.

VISION CLÁSICA

 

Las teorías curriculares que enfatizan en lo académico como eje de la organización curricular se centran en el valor intrínseco que reviste el conocimiento para la educación de las personas.

Es una planeación de conocimientos verdaderos, permanentes y esenciales que la escuela debe trasmitir para que el alumno desarrolle su inteligencia. Es lo que debe enseñarse en las escuelas.

b)    El currículum como base de experiencias de aprendizaje.

VISIÓN CENTRADA EN EL ALUMNO

Considera  experiencias de aprendizaje del sujeto como el núcleo de la planeación curricular. Surge como una reacción a las posiciones centradas en los conocimientos.

 

Proporciona conceptos y orientaciones respecto a los procesos de aprendizaje de los alumnos, es decir, respecto a cómo aprender.

c)    El currículum como sistema tecnológico de producción.

VISIÓN TECNOLÓGICA

Es una teoría curricular que diferencia currículum de instrucción, es primordial el alcance de los resultados, favorecen la división interna del trabajo curricular: los administradores toman  decisiones; los expertos asesoran desde afuera, para conservar objetividad de juicio sobre cómo explicar y ejecutar con mayor precisión las actividades, los maestros se convierten en aplicadores o ejecutores de programas.

Formulación estructurada de objetivos de aprendizaje.

d)    El currículum como reconstrucción del conocimiento y propuesta de acción: el puente entre la teoría y la práctica.

VISIÓN INTEGRADORA

 

Teorías curriculares que argumentan sobre la necesidad de crear un currículum formulado y desarrollado que sea un puente entre la teoría y la práctica. Existe una constante retroalimentación

Es un proyecto global, integral y flexible que incorpora como tal a la docencia, convirtiéndola en una profesión donde los profesores se convierten en investigadores del currículum

 

Relación Teoría y Práctica del curriculum

El curriculum real encuentra su razón de ser en la práctica educativa. (Casarini, 2007, Pág. 9). Sin embargo, es interesante observar que uno es el currículo oficial, el que se diseña y escribe y otro muy distinto es el real, el que se desarrolla en las aulas de clase, y que de acuerdo con Casarini se refiere a la puesta en práctica del currículum formal con las modificaciones necesarias para adaptarlo al contexto en que se desarrolla.

Este proceso de adaptación sitúa el currículum en un espacio intermedio entre el mundo de las intenciones, ideas y conocimientos y el de las actividades prácticas. Estas intenciones, ideas y conocimientos necesariamente tienen que ser interpretadas y ajustadas por quienes administran el currículum en la práctica, y es ahí donde está el problema. Pues en primer término, quienes desarrollan, concretizan y rectifican el currículo tienen poca o ninguna participación en su diseño, pues los sistemas educativos ofrecen poca o casi ninguna oportunidad a sus docentes de participación en la elaboración y discusión de ideas curriculares. Y en segundo término la falta de competencias profesionales del docente para hacer realidad el currículo, hacerlo operativo, ajustarlo a las demandas de aprendizaje y a través de el, lograr los objetivos propuestos para llevar a los alumnos al perfil preestablecido.

En el primer caso se puede decir que en muchas oportunidades no existe correspondencia entre lo escrito y la acción concreta porque resulta difícil interpretar la intención del diseñador de forma unificada, y muchas veces el maestro no entiende el currículo que está aplicando, se aferra al libro de texto y convierte su práctica de aula en una educación libresca o enciclopédica.

En el segundo caso el problema es de falta de capacitación, de la formación del recurso humano, del trabajo interdisciplinario, de la creación de espacios de discusión que hagan posible el compartir experiencias, de avanzar en procesos de reflexión y crecimiento profesional de habilidades, conocimientos, actitudes y valores requeridos para poder operar el curriculum en un contexto didáctico-pedagógico funcional que lleve a la consecución de los objetivos y el perfil de egreso deseado.

Se puede decir que también hay profesores  que a pesar de no ser diseñadores del currículum, se apropian de estilos de enseñanza que dan como resultado aprendizajes significativos en sus alumnos, a pesar de sólo contar con el libro de texto como apoyo. En todo caso en la República Dominicana existe un  currículo tradicional que en la mayoría de los casos no se corresponde con los libros de textos, por lo que algunos docentes,  encuentran más significado y sentido en usar el libro al margen de las normativas curriculares que orientan la planificación.

Pues si bien es cierto que se cuenta con objetivos, finalidades y propósitos que deben ser desarrollados en la escuela, éstos se diluyen en la implementación del currículo real, a nivel de plan general, de área y de clase, donde en práctica no se relacionan, articulan ni secuencian con los saberes epistemológicos de las diferentes disciplinas. En consecuencia, los documentos, los lineamientos y estándares curriculares, son objeto de múltiples interpretaciones, de manera que cada institución educativa los adapta a sus necesidades.

Quienes diseñen el currículo han de tener siempre presente que diseño y desarrollo van de la mano. De igual manera, ha de ser un diseño que permita realizar los ajustes que se consideren pertinentes como considera Stenhouse, L. (1984)  

Indiscutible es la necesidad de fortalecer la formación docente, sensibilizar al profesor de su función y hacerlo partícipe de los cambios educativos de suerte que les permita a los maestros una permanente reflexión desde y para la acción al elaborar, o ejecutar un diseño curricular determinado. Esta premisa permitirá que al ejecutar el curriculum, los docentes lo hagan apegados a los estándares de integralidad y funcionalidad que demanda, teniendo en cuenta que su finalidad ultima es la formación del estudiante de acuerdo al perfil de egreso establecido.

Tipos de curriculum

             El currículum es considerado desde dos puntos de vista: por una parte se le considera como una prescripción que incluye lo que se debería lograr para realizar la enseñanza, como una intención, como un plan que está conformado por un documento que contiene los objetivos y las metas de aprendizaje y como una idea que busca la reformulación del mismo. Por otro lado es considerado como la manera en que se pueden determinar y conceptualizar las situaciones que ocurren al poner en práctica los preceptos de la práctica y como lo que de hecho sucede en las escuelas como consecuencia del quehacer escolar.

             Es así como podemos definir el currículum desde sus diferentes dimensiones que son:

 A) Currículum formal:

             Neagley y Evans (1967), citados por Casarini (2004, p. 6)  mencionan que el  currículum formal como “el conjunto de experiencias planificadas y proporcionadas por la escuela para ayudar a los alumnos a conseguir, en el mejor grado, los objetivos de aprendizaje proyectados según sus capacidades”.

            Jhonson (1967), citado por Casarini (2004, p.6) considera que comúnmente se conoce el currículum como “una serie estructurada de objetivos de aprendizaje que se aspira lograr”. Éste prescribe (o al menos anticipa) los resultados de la instrucción.

     Además puede ser entendido como el proyecto que determina los objetivos de la educación escolar, es decir, los aspectos del desarrollo y de la incorporación de la cultura que la escuela trata de promover, y para lo cual propone un plan de acción adecuado para la consecución de estos objetivos mediante el trabajo escolar.

             Así pues “el currículum tiene, por lo tanto, dos funciones diferentes: la de hacer explícitas las intenciones del sistema educativo y la de servir como guía para orientar la práctica pedagógica”. (Casarini, 2004, p.11).

             De esta manera es considerado como una planeación del proceso de enseñanza-aprendizaje con sus correspondientes finalidades y condiciones académico-administrativas que establece las metas a alcanzar y que busca lograr los objetivos académicos planteados en su elaboración. En sí, es una propuesta organizada de lo que debe enseñarse en las escuelas, o bien, es una planeación de conocimientos verdaderos, permanentes y esenciales que la escuela debe trasmitir para que el alumno desarrolle su inteligencia, lo cual se convierte en el medio con el cual se hace públicamente disponible la experiencia consistente en intentar poner en práctica una propuesta educativa.

 B) Currículum real o vivido:

            Los maestros realizan una práctica cotidiana del currículum dentro de su trabajo cotidiano en el aula, por ello cuentan con un saber sobre el mismo, el cual se apoya en su experiencia como docente. Dicho currículum es un producto de la historia humana y social que se caracteriza por ser cambiante. Es decir, no es inmutable; por el contrario, cambia y se transforma en respuesta a las circunstancias históricas, a las estructuras económicas y políticas, y a los intereses humanos, así como a las motivaciones personales y grupales de los sectores que elaboran los currículos.

             Kansas (1958) citado por Casarini (2004, p.7) considera que fundamentalmente, el currículum es aquello que acontece a los niños en el colegio como resultado de la labor de los profesores. También Incluye todas las experiencias de los niños cuya responsabilidad asume el colegio. Este concepto se enmarca en el contexto de un modelo curricular que se explica en la realidad de la escuela. Por otra parte el currículum real “es la puesta en práctica del currículum formal con las inevitables y necesarias modificaciones”. (Casarini, 1987, pp.26).

             Dicho de otro modo, es un modelo que persigue un estudio antropológico y sociológico de la escuela como agente de enseñanza y aprendizaje, cuya naturaleza es prescriptiva, es decir, se aspira a definir algo que se caracteriza por ser una pretensión de la realidad, un querer ser, un deber ser.

 C) Currículum oculto:

Esta dimensión se produce cuando el currículum es aplicado y llevado a la práctica, pues lo que está prescrito en la teoría es objeto de manipulación por la diversidad en la forma de ser y actuar de cada maestro, por las características particulares de los alumnos y del grupo con quien labora y por la particularidad del contexto en que el currículum opera. 

            También es una herramienta interpretativa que registra y provee las enseñanzas encubiertas, latentes, no explícitas, que brinda la escuela. O bien como “un modelo que está presente en el currículum formal y real, para tratar de interpretar la tensión existente entre ambos.

            Desde éste punto de vista se trata de comprender y conceptualizar las características de todos los acontecimientos que ocurren en el aula y en el ámbito escolar, como consecuencia de la puesta en práctica de los preceptos contenidos en el currículum formal y que a su vez toma diferentes matices dependiendo del espacio, del tiempo y de los sujetos que intervienen en su aplicación, con la cual se da origen a un conjunto de normas, costumbres, creencias, lenguajes y símbolos que convergen en una misma situación y que se manifiestan de manera espontánea en el proceso de enseñanza.

Relación escuela, cultura y curriculum

Para iniciar el presente apartado es conveniente definir cuáles son las funciones de cada uno de los involucrados en éste, primero se definirá el concepto de cultura y su importancia dentro del curriculum y por que define el rol que debe asumir la escuela con el tiempo, “cultura se percibe como el conjunto de representaciones individuales, grupales y colectivas que otorgan significado a los intercambios entre los miembros de una comunidad” (Casarini, 2004, p.13) cuando el ser humano crea cultura debe asegurar la continuidad de ésta y quizá  estandarizarla, de este modo se le da al curriculum la función conveniente para este fin. De ahí que la escuela sea uno de los lugares en donde se encuentre parte del conocimiento científico y que los docentes diseñen las estrategias convenientes para su asimilación y creación de nuevos saberes.

            Como se ha venido detallando se analiza concretamente que  “el curriculum es un producto de la historia humana y social” (Angulo, 1994, p.4) de ahí que constantemente se modifiquen o replanteen los planes de estudio ya que éstos en ocasiones obedecen a las políticas nacionales e internacionales, a tratados y acuerdos entre naciones. Actualmente la Reforma Integral de Educación es ejemplo de ello ya que representa las necesidades sociales y en ocasiones empresariales de hecho muchas empresas aportan a educación para que los alumnos retomen actividades dinámicas en donde pongan en juego sus habilidades del pensamiento, como indica Sacristán (2005,p 222) “la empresa y la industria también contribuyen a la nueva conciencia social”, de ahí que en México empresas relacionadas a las Telecomunicaciones patrocinen y financien aulas de medios permitiendo a los alumnos el desarrollo de proyectos centrados en la toma de decisiones, el cuidado del medio ambiente o como una forma de contacto con el mundo exterior.

A partir del movimiento de globalización surge la necesidad de replantear el curriculum formal basándose en el desarrollo de competencias en donde los alumnos sean altamente competitivos en todos los ámbitos,  es decir permitir el desarrollo de todas sus habilidades, de este modo el currículo no se convierte en algo ajeno al alumno como se venia haciendo, tal como lo indica Angulo (1994, p.50) “Todo por el alumno pero sin el alumno”, lo que antaño se diseñaba en los planes de estudio y se llevaba a la  práctica moldeaba el papel del alumno dentro del curriculum,  que en ese entonces era de carácter memorístico, repetitivo, en donde se dejaba poca opción de opinión o nada, donde el poder de autoridad y conocimiento lo tenia el docente.

Actualmente  los requerimientos sociales van definiendo el curriculum, en algunos países las editoriales son las que apoyan y definen que contenidos abarcar y la prioridad de éstos, en la realidad de la practica se han modificado los contenidos y programas de los planes de estudio como resultado de la necesidad de aplicar los saberes en la vida actual tal es el caso de los nuevos materiales de formación cívica y ética que permiten vivir los valores desde una perspectiva social olvidando las clases magistrales rígidas y sin fundamentos prácticos, a todo esto Sacristán alude la importancia de la conciencia ética y ciudadana en las escuelas.

En estas fechas  existen escuelas que favorecen la conciencia social de apoyo, cooperación y de trabajo comunitario esto se da en áreas sumamente desarrolladas tecnológicamente y económicamente, a esto obedece que en México el tema sea nuevo y origine   la  reforma integral de educación en donde los alumnos puedan conjuntar sus conocimientos, diseñar proyectos que les permitan establecer todas sus habilidades y aplicar los conocimientos de manera conjunta no aislada,  pero aun falta la inserción de éstos en el ámbito social que es lo básico impactar en el mundo en donde los alumnos se desenvuelven, no basta con ser asertivos en el aula también hay que serlo en la vida.

El auge de teorías del aprendizaje que sustentan el quehacer activo del alumno, el desarrollo de sus inteligencias, la construcción de sus conocimientos, la participación de la familia en el aula dan origen a la restructuración del curriculum formal como ya lo mencionamos y al ser éste parte primordial de la realización del curriculum real obliga el cambio de los roles en el salón de clase ahora los alumnos proponen y son responsables de su aprendizaje, son capaces de evaluar sus conocimientos.

Al redefinirse el curriculum formal es necesario que se modifique el curriculum real, es decir lo que en la escuela se hace, a partir de los cambios  surgidos en el primero se hace necesario que los docentes apliquen las diferentes teorías del aprendizaje que se encuentran en auge y en las cuales se encuentran sustentados los programas de estudio, los contenidos y las evaluaciones. Se espera que el papel del maestro y del alumno sea acorde a lo planteado en el curriculum formal, pero en la práctica aun hay  docentes que no llevan a cabo los esfuerzos por modificar las acciones en el aula. Quienes a pesar de haber tenido la reforma en 1993, la integración de la formación de valores y actualmente la reforma integral de la educación básica aun aplican los métodos silábicos de enseñanza de la lectura, sin tomar en consideración que el conocimiento social es básico en la aplicación de los contenidos al recordar que en la práctica se enlazan los saberes previos del alumno y del docente, “y por consiguiente el curriculum se convierte en la instancia mediadora entre institución y sociedad para esos propósitos” (Casarini, 2004,p.42)

Al definir los tipos de curriculum se encuentra que el curriculum oculto es aquel que permite el entendimiento de lo que realmente acontece en el aula después de poner en práctica el curriculum formal y establecer el curriculum real. En el curriculum oculto se engloba la función del alumno, el docente y la sociedad es quizá el menos estudiado ya que es la realidad de la práctica docente, lo que en el quehacer cotidiano acontece: la forma de evaluar, de dirigir el conocimiento.

Al plantear el cuestionamiento sobre la relación escuela- curriculum, ambas son complementarias, aunque la sociedad sea la poseedora del conocimiento y la creadora de la cultura, el papel de la escuela es la de formalizarlo, hacerlo universal, no concibo la escuela sin curriculum o viceversa de lo contrario cada uno de nosotros tendría un referente cognitivo diferente a los demás, de ahí que surjan los libros de texto, las enciclopedias, y que la enseñanza actualmente se sostenga de la tecnología para que así se estandaricen las habilidades y competencias para afrontar los requerimientos que la sociedad actual plantea,  si la escuela no fuese necesaria   de otro modo no se elaborarían nuevos planes de estudio, o reformas acordes a la sociedad del conocimiento.

Conclusiones:

            En la práctica docente es necesario conocer y diferenciar básicamente cada uno de los tipos de curriculum, identificar que los planes de estudio están inmersos en el curriculum formal. Y que no se encuentran separados uno de otro sino que el conocimiento y aplicación de estos dan como resultado el curriculum, más aun es necesario considerar que el termino proyecto es más amplio y abarcativo. Se puede mencionar la importancia de la definición de los roles de cada uno de los actores y su valiosa participación en el desarrollo del curriculum, por lo que se puede concluir que es importante la acción participe del docente, del alumno y actualmente de la sociedad. Solo de esta manera se podrán cambiar las prácticas docentes integradas en el curriculum real y que de ser así mejorarían significativamente los resultados deseados en educación e impactar en el contexto social del alumno siendo éste el fin mismo de todo curriculum preservar, mejorar y adaptar al alumno en la cultura, de ahí la importancia de la escuela.

 

Referencias Bibliográficas

Angulo, J. (1994). Capítulo 1. ¿A qué llamamos currículum? En J. F. Angulo, & B. Nieves, Teoría y desarrollo del currículum (págs. 17-29). Málaga, España: Aljibe.

 

Díaz Barriga, A (2006) REDIE  Vol._ 8, núm._ 1  La educación en valores. Avatares del

           Currículum formal, oculto y los temas transversales. Consulta el 25 de Enero de 2010 en   

           http://www.angeldiazbarriga.com/articulos/frame_articulos.htm

 

Casarini, M. (2004). Capítulo 1. Acercamiento al currículum. En M. Casarini, Teoría y Diseño Curricular (págs. 1-36). Monterrey, México: Trillas-UV.

 

Sacristán Gimeno (2005). Capitulo 20. Llevar la escuela al mundo y El mundo a la escuela, el curriculum social. En El aprendizaje a lo largo de la vida en la práctica, transformación de la educación en el siglo XXI Barcelona: Paidos.

 

Stenhouse, L. (1991). Capítulo 1. Definición del Problema. En L. Stenhouse, Investigación y desarrollo del currículum (págs. 25-30). Madrid, España: Morata