Uso de la tecnología en la capacitación corporativa y formación profesional (Ensayo)

22.07.2011 13:04

 

La EaD  ha desarrollado modelos y métodos de acuerdo con las necesidades de la sociedad. Esta evolución ha desencadenado desarrollar una serie de estrategias que permiten preparar a los individuos para el trabajo y la sociedad de nuestra época. La llamada revolución tecnológica es ahora la encargada de marcar pautas en las instituciones, ofreciendo programas con desarrollo de habilidades y competencias necesarias mediados por las Tecnología de la Información y Comunicación, cuyos aportes a la educación han generado múltiples formas de aprovechamiento de las mismas, para satisfacer las demandas educativas y de formación en diversos ámbitos sociales productivos.

Son muchas las formas de ver esta realidad de la EaD en la formación profesional.  En tal virtud en el presente trabajo se ofrece algunas reflexiones del panorama característico de la capacitación, los elementos tecnológicos que intervienen, así como,  las características de los enfoques pedagógicos y la interacción interdisciplinaria en la educación a distancia.  

De acuerdo a López (2010), el conocimiento es el recurso más importante para cualquier organización que busca sostener una ventaja diferencial en el nuevo mercado de la economía. En tal sentido, las organizaciones han buscado estrategias para desarrollar, promover y compartir conocimientos a partir del aprendizaje de sus miembros. De ahí que hoy se hable de capacitación corporativa, formación profesional y educación continuada.

La capacitación corporativa y/o capacitación empresarial es entendida como aquélla capacitación desarrollada a lo interno de una empresa con la finalidad de conseguir mejor desempeño de sus miembros y que éstos sean más competentes y productivos. De igual manera la formación profesional obedece a los mismos fines de conseguir mejores competencias, pero ésta plantea planes de formación completos, orientados a producir un salto cualitativo en la preparación del trabajador. (García, 2007)  Por su parte la educación contínua es el proceso de formación permanente a través de programas que permiten mantener actualizado el nivel de conocimientos de la organización.

Estas formas de capacitación presentan características similares partiendo de que tienen una fuerte influencia del uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICS) , entendidas como la variedad de herramientas que han nacido en las últimas décadas y que han dado origen a una nueva forma de comunicación electrónica, conjunto denominado, en algunos casos, como eLearning. 

A juicio de García, J. (2007)  El e-learning corporativo es la extensión de aquellos procesos de aprendizaje que emplean medios telemáticos, al contexto de las organizaciones empresariales, aplicación que puede servir para subsanar deficiencias de conocimiento, ofrecer nuevos productos formativos y mantener el nivel de conocimientos de la organización.

 

El uso de TICS favorece que estos procesos de capacitación puedan darse de varias formas vinculados a la EaD: autoformación, teleformación o formación on-line, formación virtual con tutorización y  formación Mixta. En todo caso la elección de una u otra forma o modalidad dependerá de la necesidad de formación existente, los recursos disponibles y los intereses de la institución y sus miembros.

La EaD tiene su base en la tecnología y la ha tomado como medio para impartir enseñanza. Su avance  vertiginoso arrastra de forma irreversible a la educación y se vuelve prioritario establecer directrices que le den un rumbo y ritmo apropiado a la educación respecto a la tecnología. En este sentido Norman (2001) plantea el hecho de tomar en cuenta el diseño de tecnología pensando en el ámbito educativo. De tal manera que se tiene que buscar que sean los recursos tecnológicos; entornos virtuales e Internet, los que deban girar alrededor del acto educativo; los aspectos cognitivos y la pedagogía de enseñanza y no a la inversa.

Sin embargo, es preciso considerar que el éxito del desarrollo de un curso a distancia está en el manejo adecuado de los recursos que ofrece la tecnología utilizada tanto por los tutores-administradores como por los estudiantes. El conocimiento y uso adecuado de las herramientas sincrónicas y asincrónicas más usuales como el E-mail entre tutor y estudiantes y entre estudiantes. Listas de correo exclusiva para el grupo que cursa simultáneamente un curso. Foros de discusión, lugar de intercambio de opiniones sobre un tema en la Web que comparten estudiantes y/o tutores. Sistema de mensajería; mensajes emitidos por los tutores y/o los responsables del curso hacia los alumnos. Manejo de documentos/archivos; dónde se publica el material que forma parte del curso, y que pueden ser documentos en diferentes formatos o archivos multimedia. Tareas; dónde se publican los trabajos que cada participante debe realizar como evaluación del curso y dónde se publican los instrumentos para evaluar el desempeño del curso. El Chat que permite la comunicación entre el profesor y el estudiante y entre los estudiantes y las Videoconferencias que permite envío de audio/video desde el entorno del profesor hacia los estudiantes con la posibilidad de preguntar por parte de estos.

La tecnología es importante y necesaria, juega un papel fundamental pero no es por sí sola la solución al aprendizaje. Son los profesionales de la educación, los responsables de los procesos que orientan la incorporación y producción de conocimientos en el estudiante a través de la construcción del aprendizaje significativo que cada uno hace a partir de su propia experiencia y el contacto con los nuevos contenidos que va interiorizando.

En consecuencia, es interesante favorecer la inclusión de enfoques que permitan la construcción de significados  frente a enfoques conductistas-tradicionalistas heredados de la cultura de educación presencial caracterizados por ausencia del consenso, colaboración y retroalimentación oportuna. En tal virtud Kaplún, (2005) favorece los enfoques crítico- constructivistas, los cuales permiten que los  participantes, asesores y estudiantes se involucren en un proceso de construcción colectiva del conocimiento basado en la interactividad para aportar su esfuerzo en la consecución de un objetivo de interés individual y colectivo. Mediante las actividades de aprendizaje, los alumnos descubren el conocimiento, lo transformen, lo relacionen con su experiencia, para posteriormente reconstruirlo en conceptos y ampliarlo a través de otras nuevas experiencias de aprendizaje fundamentada en la retroalimentación oportuna de sus asesores.

            También es necesario adecuar los recursos tecnológicos, identificando las fuentes de información, distinguiendo la que será útil para un curso, por su fundamentación científica y técnica, para incorporar esa información a la base de conocimientos de los estudiantes con el propósito de generar nueva; así como el desarrollo de habilidades para el trabajo colaborativo a distancia.       

 

En la educación a distancia como en la presencial, todos los actores de la educación deben funcionar como una estructura sistémica-metodológica para lograr establecer vínculos interdisciplinarios entre ellos, pues la educación a distancia es considerada como un sistema complejo cuyo desarrollo demanda evaluar las posibilidades ofrecidas por los recursos tecnológicos en apoyo al aprendizaje. Para ello se requiere de la participación colectiva de las disciplinas pertinentes porque no es únicamente la organización  previa, sino que constituye el punto de  partida para su planteamiento, elaboración  y puesta en práctica. Soto S. (2008)

 

En tal sentido plantea Kaplún, (2005)  que trabajar en EaD con NTIC requiere combinar saberes diversos. Según este autor no hay una única combinación posible estableciendo que en una programación de esta categoría siempre deben estar presente cuatro áreas del conocimiento: pedagógica, temática, comunicacional y tecnológica.

Esto implica la participación en equipo ya que cada una de estas áreas contiene subareas imposible de desligar para poder asegurar la unidad de las propuestas, conforme al modelo curricular establecido.

El saber pedagógico es fundamental ya que tiene influencias en varias áreas, este saber tiene que complementarse con saberes tecnológicos para poder proyectar una propuesta didáctica bien estructurada y completa. Pues es frecuente encontrar casos en  los que la interfaz se encuentra desligada  totalmente del enfoque didáctico que se  pretende dar al curso (Soto S. 2008) y el área pedagógica debe ser responsable de que esto no ocurra. El área pedagógica ha de estar al pendiente de que las orientaciones del curso permitan transformar  los objetivos y contenidos pertinentes en  opciones de aprendizaje, así como dominar aspectos  tales como el cronograma, las estrategias  de mediación y por consiguiente la evaluación.

 

En todo caso el área pedagógica es  vital en tres aspectos: el diseño general del curso, módulo o actividad educativa; la producción y/o revisión de los materiales de apoyo; el trabajo directo con los estudiantes (docencia, tutoría, etc.). (Kaplún 2005). Esto implica la necesidad de que el área pedagógica tenga que lidiar también con el área temática y viceversa. De igual manera, es necesario que los agentes encargados del área tecnológica y comunicacional tengan conocimientos pedagógicos para que haya efectividad en la mediación.

 

Kaplún (2005) agrega una quinta área relacionada con la administración, la cual es imprescindible especialmente en aquellos casos donde el sistema de registro no esté automatizado. El autor no confiere relevancia al área tecnológica ya que, en la mayoría de los casos las instituciones optan por contratos de tercerización donde el área tecnológica queda a cargo de proveedores externos responsables de su funcionamiento.

 

Lo anterior pone una vez más de manifiesto, que la tecnología son necesarias para un proceso de capacitación a distancia, pero no son el eje central de la programación del mismo. Pues una vez que se haya preparado una programación de curso bien estructurada, esta puede montarse en un espacio contratado cuyos administradores garanticen el funcionamiento tecnológico adecuado. En consecuencia el área pedagógica en un programa de capacitación de cualquier índole,   tendrá siempre el mayor compromiso para la efectividad de los aprendizajes.

Es importante incorporar los avances tecnológicos y aprovecharlos de la mejor manera para alcanzar los resultados de aprendizaje esperados.  Sin embargo el hecho de que la EaD sea mediada por tecnologías en sus diferentes formas de interacción, no otorga características de aprendizaje electrónico, ya que no existe aprendizaje electrónico per se, como no existió el aprendizaje impreso con el advenimiento de los libros. Las tecnologías y los libros son herramientas, pero el aprendizaje es, ante todo, una actividad humana.  Según Kaplún (2005) las acciones de e-learning son, ante todo, acciones educativas. No obstante el término e-Learning pone a la tecnología en el centro. El enfoque central de un proyecto de e-learning debe estar centrado en lo pedagógico y no en lo tecnológico.

 Si bien una característica importante de las TIC es facilitar el acceso a la información, por sí mismas no enseñan a procesarla, por lo que es necesario que existan mecanismos y estrategias metodológicas que respondan a una propuesta educativa determinada, es ahí donde intervienen los diseñadores de los programas a distancia con propuestas de modelos pedagógico-comunicacionales que consideren el aprovechamiento de las tecnologías  con fines de aprendizaje.

Referencias

García, J. (2007) E-learning en la empresa: ¿hay sitio para el aprendizaje informal? Consultado el 22 de enero 2011en http://www.quadernsdigitals.net/index.php?accionMenu=hemeroteca.VisualizaArticuloIU.visualiza&articulo_id=10431

López Falconi, J. E. (2010). Comunidades de prácticas de valor para el aprendizaje organizacional. En Burgos Aguilar, V. & A. Lozano Rodríguez (Comp.). Tecnología educativa y redes de aprendizaje de colaboración. Distrito Federal, México: Trillas.

Norman, D. A. (2001). El ordenador invisible: por qué los buenos productos pueden fracasar, los ordenadores personales son tan complicados y las aplicaciones informáticas son la solución. España: Paidós.

 

Soto, S. (2008). Diseño del curso en línea: trabajo interdisciplinario. Educación (03797082), 32(1), 99-122. Recuperado el 04 de noviembre de 2010. Disponible en: http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/html/440/44032108/44032108.html

 

Kaplún, G. (2005) Aprender y enseñar en tiempos de Internet. Formación profesional a distancia y nuevas tecnologías.  Primera Edición. CINTERFOR/OIT